jueves, 21 de enero de 2010

Dudas razonables



¿Donde está mi mamá?
¿Donde está mi papá?
No sé si debo caminar,
o debo quedarme aquí sentado.

Quizás...mejor me quedo aquí,
mi mamá y mi papá
vendrán a buscarme...
no tardarán.

Ha pasado mucho tiempo,
¡no han venido!
tengo hambre y sed,
frío y sueño.

Creo que voy a llorar,
así alguién me oirá,
estoy cansado y triste
¡quiero estar con mis papás!

¡Que va a ser de mí!

Quién me cuidará,
quién me dará de comer,
quién me abrigará,
quién me protegerá.

Quién...quién...

Quien me sonreirá,
quién me cantará,
quien me guiará.

Esperaré a que alguién,
me abra su corazón.


Naia Salud

12 comentarios:

ElTiempoPerdido dijo...

lamentablemente esto ocurre día sí y día también... afortunadamente hay gente que se preocupa por ellos a través de organizaciones y esto ya es un triunfo. No obstante, muchas personas necesitan aún nuestra ayuda y toda labor de concienciación es poca.

Espero que estés pasando una buena semana. Me alegro de verte por aquí.

Un fuerte abrazo,
Dani ;)

Elio Milay dijo...

Daniel lo ha dicho todo ya. Me parece perfecto su comentario. Me sumo a ello. Toda labor de concienciación es poca, porque la gente tiene lavado el cerebro con frivolidades y egoísmos. La vida verdadera no es esa, sino la del espíritu humano y la camaradería universal, que no entiende de intereses materialistas y busca el bien común.

Tú eres una persona muy responsable y muy buena y te quiero mucho, porque además me inspiras a mantenerme en ese camino. Ojalá no me olvidase nunca de los niños, ni de mirar el mundo con ojos de niño.

Yamuna dijo...

Quizá la parte más dura de este terremoto sea para los niños ... esos niños que han perdido a sus familias y no saben que será de ellos.
Esperemos que la ayuda que les esta llegando tenga previsto darles acogida y crear escuelas para ellos.
Ahí es donde se me encoge más el corazón. Es lo más duro.
Gracias por recordarnoslo.
Hay que seguir hablando y luchando para que nadie olvide y se siga trabajando.
Un abrazo fuerte, Sina

Pepe Moya dijo...

Hoy hablaba con mis amigos a cerca de la evolución o involución humana a través de nuestra historia, gran debate. Una de mis teorías es que hemos caído en este pozo a pesar de los instintos naturales humanos de solidaridad y ternura de todos frente a las miserias de nuestro otro lado, es decir frente al poderío de la avaricia, corrupción y despotismo de unos pocos. Desafortunadamente ese niño que nos presentas sufre las cosencuencias de lo grande que hemos hecho el mundo y por lo tanto esas miserias nos ha hecho crear una globalidad Miserable. Afortunadamente un rayo de esperanza (bendita arma internet que nos relaciona a todos de nuevo, como cuando éramos pocos), nos devuelve la fe en todos nosotros y nos hace creer que tenemos la llave para cambiar el rumbo. Encontrala está en la voluntad de cada uno de querer hacelo, de querer ofrecerle a ese niño la oportunidad de ser uno más y no uno menos. Compromiso.

Joselu dijo...

Hay decenas de miles de huérfanos en Haití. Había muchos antes del terremoto, pero ahora hay muchos más todavía. La prensa recogía hoy que estaban siendo secuestrados niños para ser vendidos no sé si a familias occidentales. Un niño sin padres, solo, estremece el corazón en esos días en que son tan necesarias las caricias, las palabras, el afecto, el contacto físico. No todo el mundo tiene las mismas oportunidades. Una infancia feliz es uno de los mayores tesoros que se puede tener en tu vida. Terrible tema y hermoso poema lleno de sensibilidad y compasión. Un abrazo.

J.Carlos dijo...

La situación de los huérfanos, que ya era un problema enorme, puede acabar por convertirse en la mayor preocupación del futuro de la isla, ¿quién se va ha hacer cargo de ellos?, ¿adopciones masivas?, muy solidario, pero irreal.
Esos niños y no tan niños se merecen que les demos un futuro en su propio país.
Un poema muy tierno, una bella manera de expresar la desgracia de los más débiles.
Un fuerte abrazo

dondelohabredejado dijo...

Qué bello es este poema. Qué triste todo. Hay organizaciones que ayudan, pero esos niños necesitarán una familia, mucho amor...
Ayer justo hablaba con una amiga mía que se lamenta mucho de que su situación económica sea muy apremiante en estos momentos y que está trabajando muchas horas al día, porque ella quisiera adoptar uno de esos niños que han quedado sin familia, para cuidarlo y darle todo el amor, para darle todas las posibilidades que les pudo dar a sus propios hijos.
Ojalá haya mucha gente dispuesta a darles amor a esos niños y que tengan las posibilidades para hacerlo.
Un gran abrazo.

sue dijo...

Haití lleva muchos años sufriendo, no más que otras zonas del planeta degradadas y olvidadas por los países ricos, pero quizás sí con más frecuencia.
A mi se me quedan las palabras en la garganta cuando pienso en todo esto y lo único que me sale, en mi cobardía, ignoracia e impotencia, es donar a través de Unicef.

Desde aquí mando un torrente de ánimo a todas esas personas que trabajan cada día para hacer que el mundo sea más habitable para los que no tienen nada. Esos son los verdaderos héroes y no los que meten una pelota en una portería.

Un beso a ti Naia por tus versos.

Naia Salud dijo...

Para ti,
Marina, Joselu, Pepe, J.Carlos,Lobo,Museo de la Luna, Elio,Sue, Robërto,Carina,Yamuna,Rose, Sally, Raúl, Daniel...TODA MI GRATITUD y AMOR, por acompañarme en la red y más allá.

Vuestros comentarios llenos de sinceridad, amor, luz, respeto...enriquecen, magnifican, elevan, los poemas que he escrito desde lo más profundo de mi ser, manifestando todo lo que siento sobre lo ocurrido en Haití. Sinceramente llevo una semana, bastante desolada, triste y paralizada. Las entradas de vuestros blogs me han acompañado y enseñado muchas cosas que desconocía de Haití. Su pintura, es lo que más me ha impresionado. Gracias, por enseñarme tanto. No quiero, ni tengo que añadir nada a vuestros comentarios, porque vosotros lo deciís todo. Amplificais el sentido del poema.
Gracias Maestr@s

Un abrazo muy sereno para tod@s.
Ser Felices.

Namasté

Rose dijo...

Y la cruel realidad es que hay un millón de huérfanos haitianos que lamentablemente y debido al terremoto han perdido toda esperanza de salir.
Yo me lo llevaría sin dudarlo :)

José Ramón dijo...

Naia es muy triste esta tragedia que ha ocurrido en este país que ya tenía pocos recursos económico ante de la tragedia, ha caído en la miseria aun más, necesita mucha ayuda de todos.


Es una pena todos esos niños que han quedado huérfanos sin saber que serán de ellos y aun más penoso es la miseria del ser humano que se aprovechen de esos seres indefenso para beneficios propios.


Gracias por pasar por creatividad e imaginación fotos de José Ramón y dejar tus grandiosos comentarios Saludos

ÁFRICA dijo...

Mi querida amiga, tu poema me revuelve el alma, me siente pequeña anta tanta tragedia, solo el consuelo que entre nosotros , sin salir de nuestra burbuja nos podemos escuchara para calmar nuestra conciencias.

Todos mis textos